TMCOMAS


TMCOMAS

GEORGINA COMAS - ADJUNTA A GERENCIA

 

 1. ¿Cuál es la actividad de TMCOMAS?

Con más de 60 años de experiencia, la actividad de TMCOMAS se basa en ofrecer servicios de mecánica e ingeniería de superficies a la industria. Con una gran VOCACIÓN DE SERVICIO, INNOVACIÓN CONTINUA y DESARROLLO TECNOLÓGICO, ofrecemos a nuestros clientes las mejores soluciones para la fabricación y/o reparación de piezas o equipos mediante: mecánica de precisión, reparación completa de equipos dinámicos, proyección térmica, Laser Cladding, cojinetes antifricción, soldaduras especiales e ingeniería inversa. 
 
Por ello trabajamos en la reparación y fabricación de equipos rotativos o partes de estos, como turbinas, rotores de compresor, equipos de bombeo, vástagos, cigüeñales, reductores, cojinetes… además de piezas o conjuntos para diferentes aplicaciones, según necesidades del cliente. Contamos con 6000m² de instalaciones, equipo humano altamente especializado, asesoramiento técnico y metalúrgico, servicio integral de reparaciones y flexibilidad para realizar trabajos de emergencia.
 
Habitualmente nuestros clientes son empresas líderes del sector químico, petroquímico y energético, pero también tenemos numerosos clientes de otros sectores, como alimentación, fabricantes de bienes de equipo, siderurgia o transporte. 
 
 
 
 
 
 
2. ¿Cuándo se crea la empresa? ¿Cuál ha sido la trayectoria de la empresa desde su creación?
 
La empresa Talleres Mecánicos Comas (actual TMCOMAS) fue fundada por mi abuelo Francesc Comas alrededor del año 1954. Inicialmente estaba él solo, y hacía todos los trabajos que podía, desde barandillas de balcón hasta piezas para la industria. Mi abuela Maria muchas veces estaba con él ayudándole con los trabajos. Poco a poco, su pequeño taller fue creciendo con los primeros operarios y aprendices, y cada vez se fue especializando más en el sector de la industria textil, adquiriendo también una disciplina en la manera de trabajar, con unos acabados de gran precisión. Esto también hizo que se diferenciara del resto de talleres de la zona, dedicados la gran mayoría a grandes series para la industria de la automoción. Con el paso del tiempo, y ya con sus hijos Àngel y Llorenç trabajando con él, la empresa empezó a destacar por ser puntera en tecnologías de superficie a nivel europeo, y por dar un servicio personalizado a medida para sus clientes. La empresa ya estaba trabajando para industrias de diferentes sectores, expandiendo su mercado a todo el territorio español. Así, y siguiendo con la filosofía de la innovación constante y la mejora continua, TMCOMAS fue creciendo, incorporando tecnologías y convirtiéndose en una empresa reconocida por sus trabajos de calidad en el sector del mantenimiento mecánico y la ingeniería de superficies. En el año 2007, tras la jubilación de Àngel Comas, Llorenç Comas siguió en solitario con el liderazgo de la empresa familiar, con la incorporación, unos años más tarde, de sus hijos, yo misma y después mi hermano Llorenç.  
 
 
 
 
 
Aunque hayan pasado más de 60 años desde la fundación de la empresa, el espíritu emprendedor sigue siendo el mismo, y las ganas de mejorar nos han llevado a nuevos proyectos recientes, como la apertura del mercado francés, belga y holandés en Europa, además de los mercados argelino y después del Golfo Pérsico
 
Además, ahora acabamos de inaugurar unas instalaciones de 6.000 metros cuadrados, que doblan la superficie de trabajo que teníamos antes, estamos preparando un nuevo servicio de almacenamiento de rotores para nuestros clientes y en diciembre del 2019 inauguramos el Centre Politècnic Comas, COMASTECH, para la formación vocacional integrada en mecánica y mecatrónica, bajo el paraguas de la también recién constituida Fundació Francesc Comas, que pretende despertar vocaciones entre los jóvenes, acercar la técnica a la sociedad en general, luchar por la igualdad de oportunidades de género y actuar como unión entre los estudiantes y las empresas, mediante la formación profesional Dual.  
 
 
 
 
>> NUEVAS INSTALACIONES (Vídeo)
 
 
 
3. ¿Qué papel juega la mejora continua y la innovación en el desarrollo de vuestra actividad?
 
Desde los inicios de TMCOMAS, la mejora continua y la innovación han significado un pilar básico para el desarrollo de la empresa. Mi abuelo fue quien instauró este espíritu innovador, por ejemplo, con la patente de unas pinzas para industria textil en los años 60, y más tarde con su decisión de incorporar un equipo de proyección térmica por plasma no transferido, cuando nadie conocía todavía esta técnica, para así poder diferenciarse de otras empresas del sector, que seguían dedicándose exclusivamente al mecanizado (año 1979). A partir de aquí, el progreso de la empresa siempre ha estado ligado a la innovación y desarrollo tecnológicos, siendo pioneros en la incorporación de los equipos de proyección térmica por alta velocidad (1991) y de Laser Cladding (2009), optimizando la tecnología de fabricación de cojinetes antifricción (1998), participando en numerosos proyectos de investigación a nivel nacional y europeo, y trabajando siempre en la mejora continua y optimización de los procesos de mecanizado e ingeniería de superficie. 
 
Desde el año 1994, cuando se fundó el Centre de Projecció Tèrmica de la Universitat de Barcelona, hemos trabajado estrechamente con ellos, no solo participando en proyectos de investigación y desarrollo, si no también mediante la aportación de formación, de personal muy bien preparado, asesoramiento específico y soporte para la realización de ensayos. Esta relación ha contribuido a que la innovación arraigara aún más, como uno de los valores fundamentales de TMCOMAS, transformando el taller de mecanizado de precisión en una empresa altamente tecnológica y especializada, con una plantilla de 50 personas, entre las cuales hay dos doctores en química, 11 ingenieros, 3 licenciados superiores, 3 ingenieros europeos de soldadura, 3 titulados en Nivel 2 de Ensayos No Destructivos y varios estudios de postgrado y máster, además de una plantilla de profesionales de excepción. 
 
Por eso, no es de extrañar que destinemos alrededor del 12% del total de nuestra facturación a I+D+i y que tengamos acuerdos permanentes con distintas Universidades y Centros Tecnológicos tanto a nivel catalán, como a nivel español y europeo.
 
 
 
 
4. ¿De qué manera estáis incorporando las tecnologías INDUSTRIA 4.0 en vuestra actividad de producción y/o de servicio al cliente?
 
Además de las mejoras evidentes en el sistema ERP de la empresa, en los controles CNC de algunas de las máquinas o softwares de manejo de equipos, de las mejoras en oficina técnica con la incorporación de un brazo robotizado para la toma de medidas y por supuesto de los dispositivos, que facilitan la comunicación entre las personas de la empresa, y también con clientes, proveedores y colaboradores, las tecnologías 4.0 más importantes para nosotros son la fabricación aditiva y la robótica colaborativa. 
 
En el año 2009 fuimos pioneros de nuevo en la instalación del primer equipo de Laser Cladding del sur de Europa, al servicio de la industria. La tecnología de Laser Cladding es una tecnología de ingeniería de superficies de fabricación aditiva, como también se ha considerado la tecnología de la proyección térmica. Con ellas podemos aplicar capas de recubrimiento con la finalidad de recuperar el tamaño original de una zona que por ejemplo ha sufrido un desgaste, podemos realizar un recubrimiento funcional para mejorar la vida útil de una pieza, por ejemplo, aumentando su resistencia al desgaste o corrosión, y con el equipo de Laser Cladding podemos recrecer formas determinadas con la precisión característica de esta técnica. Desde hace tiempo desarrollamos aplicaciones para la reparación de piezas de equipos mediante estas tecnologías, ya sea en interno para nuestros clientes, en consorcios de investigación y desarrollo mediante proyectos financiados, o colaborando con grupos de desarrollo como los creados por la Generalitat de Catalunya y ACCIÓ.  
 
En cuanto a la robótica colaborativa, los equipos que tenemos actualmente instalados en producción actúan como robots colaborativos, aunque no sean auténticos cobots. Todas las cabinas de trabajo en ingeniería de superficie están equipadas con robots, para facilitar el trabajo de las personas y mejorar su entorno laboral. 
 
En el Centre Politècnic Comas, COMASTECH, disponemos de robots colaborativos (cobots), impresoras de fabricación aditiva y los últimos sistemas en dibujo técnico por ordenador, para que los alumnos de formación vocacional, ocupacional o continuada puedan adquirir los conocimientos relacionados con los últimos avances en estas tecnologías. 
 
Por último, quiero destacar la implantación en los próximos meses de una red integrada de tablets en producción, para la recogida de datos en tiempo real y su posterior procesado, cosa que ayudará a mejorar así, la gestión de la organización de la producción, mediante el análisis de indicadores.  
 
 
 
 
5. ¿Cuál es vuestra visión sobre el impacto del rápido desarrollo de las tecnologías de fabricación en el futuro de vuestra empresa? ¿Lo veis como una amenaza o como una fuente de oportunidades? 
 
Por supuesto, el rápido desarrollo de las tecnologías de fabricación es una fuente de oportunidades para las empresas, aunque también es cierto que hay que saber valorar las opciones y escoger las más adecuadas para cada empresa y situación. 
 
Por ejemplo, en nuestro caso tenemos muchas máquinas convencionales y así seguirá siendo por mucho tiempo. Me explico mejor: todos los trabajos que realizamos son personalizados exclusivamente para nuestros clientes, no hay dos piezas o dos equipos iguales, de forma que la flexibilidad, junto con la precisión que nos aportan los tornos convencionales, es lo más adecuado para el tipo de trabajo que nosotros realizamos. Así pues, la mayoría de los equipos no son de control numérico, y lo mismo pasa con las rectificadoras. Por el contrario, en el caso de las fresadoras sí que son todas de control numérico. Este, pues, es el claro ejemplo de que no siempre es necesario incorporar cuantas más tecnologías mejor, si no introducir aquellas que realmente creas que van a ser de utilidad para la empresa. 
 
 
 
 
 
6. ¿Por qué creéis que vuestra evolución en los últimos años puede considerarse como una buena práctica?
 
Los últimos años en TMCOMAS han sido años de cambios y sobre todo de relevo generacional. Por supuesto, y como ya he comentado, la innovación continua, el desarrollo tecnológico, la optimización de nuevos procesos y tecnologías, y la implantación de nuevas soluciones tecnológicas industriales, son factores que han hecho que sigamos siendo una empresa puntera en nuestro sector, una característica que siempre ha estado en nuestro ADN. 
 
Además, hemos abierto nuevos mercados, empezando por los mercados argelino y francés, con resultados muy satisfactorios. Así pues, podemos decir que hemos hecho los deberes y con muy buena nota, en lo que a innovación e internacionalización se refiere.
 
Pero nos faltaba también hacer los deberes en la parte humana de la empresa… la plantilla estaba envejeciendo, y cada vez era más difícil encontrar personal formado en mecanizado, así que hace ya unos diez años instauramos la figura del “maestro de taller”. Reubicando a una persona a punto de jubilarse, o con algún tipo de lesión física que le impedía pasar la jornada laboral en la máquina, hemos tenido durante años una persona que se dedicaba a formar a los operarios recién incorporados, consiguiendo descargar una parte del trabajo (un trabajo clave para continuar con el éxito de la empresa) al responsable del taller. Así, nos hemos dado cuenta de que la desaparición de la figura del aprendiz, y el poco éxito de los estudios de formación profesional, han llevado al sector a una grave falta de personal cualificado, pero con una alta demanda por parte de las empresas. Y precisamente por este motivo, nos decidimos a iniciar tanto el proyecto de la escuela de formación profesional en mecánica y mecatrónica, como el de la Fundación Francesc Comas para la recuperación de las vocaciones profesionales. 
 
Pero el reto no ha sido solo este, sino también el de retener este talento que estábamos haciendo crecer dentro de nuestra propia empresa. En este sentido, llevamos ya un par de años trabajando con el QRMInstitute en la implantación de un sistema Agile de organización de la producción, y de la empresa en global, y por supuesto, todo pasa por el compromiso de las personas con su trabajo, con sus equipos y con la empresa, así como por el de la empresa con ellos. 
 
Por todo ello, y aunque está claro que no debemos olvidar la innovación, la internacionalización y las nuevas tecnologías 4.0, cada vez tenemos más claro que, en lo que más recursos debemos invertir, es en el equipo de grandes personas que forman TMCOMAS
 
 
 
 
7. ¿Qué aconsejaríais a otras PYME del sector metal que no tienen claro de qué manera afrontar los desafíos ligados al desarrollo de nuevas tecnologías, en particular en el campo de los materiales y de los procesos de fabricación?
 
Que vayan paso a paso, pero sin dejar de innovar y mejorar. Aplicar la frase “nada es constante, excepto el cambio”. 
 
Dejarse asesorar, no tener miedo de perder el tiempo en valorar las diferentes opciones disponibles en el mercado y finalmente, tomar la que consideren la mejor solución y esforzarse a que se implante con éxito, aunque sin miedo a fracasar. De cada paso se aprende para seguir mejorando. Pero, sobre todo, apoyarse en las personas, en los equipos y en transmitir claridad y coherencia en los valores y en la forma de trabajar de la empresa. 
 
Las nuevas tecnologías y el desarrollo tecnológico son vitales para mantenernos en el mercado de los materiales y los procesos de fabricación, pero no olvidemos que las personas que hay detrás son lo más importante.
 
 
 
 
TMCOMAS