JORNADA DE PRODUCTIVIDAD 
 
4 febrero 2021
 
 
 
El 4 de febrero se celebró la primera sesión de la Jornada de Productividad de CEAM, con la asistencia virtual de más de 100 profesionales. Durante el evento, diversos expertos de empresas como CELSA, SIEMENS, SEAT, LA FARGA, SERRA SOLDADURA, ROQUET HYDRAULICS, MELEGHY AUTOMOTIVE, SANJO y de ACCIÓ compartieron sus estrategias y experiencias de digitalización, especialmente importantes en un entorno de incertidumbres y cambios como el que estamos viviendo.
 
La transformación digital de procesos hace tiempo que ha dejado de ser una opción para las empresas y la mayoría han acelerado esos cambios en el contexto COVID. Además, se ha disparado el uso del training online y el teletrabajo, convirtiéndose en una herramienta más que no desaparecerá tras la pandemia. 
 
De todos modos aún hay muchas empresas que no han comenzado a dar los pasos adecuados en esa dirección por considerarlo una tarea titánica aunque ya es aceptado que la digitalización es clave para liderar la competitividad de cualquier sector. Se trata de elaborar un plan estratégico en fases que irán marcando el camino. La inversión también tiene que ser gradual, como la adaptación del personal a los cambios. 
 
 
 

PASOS INICIALES
 
El punto inicial para la transformación digital es la estandarización de los procesos (por ejemplo, con metodologías lean y 6 sigma), y comprender exactamente cómo funciona la empresa. Con esos datos en mano pueden valorarse las tecnologías disponibles del amplísimo abanico disponible y escoger aquellas que pueden resultar un primer cambio significativo. 
 
La incorporación de tecnologías se realizará progresivamente, siguiendo un plan de mejora adaptado a las necesidades concretas del negocio en cada momento. Un buen consejo es conocer a los proveedores cercanos que puedan ayudarte tanto a formar a tu personal como adaptar tecnologías y desarrollar aplicaciones para tu empresa. 
 
Comenzar por crear proyectos pilotos y luego hacerlo escalable. 

 
MEJORAS
 
Recopilar y analizar datos de la producción on time permite tomar decisiones de manera rápida, mejorando la eficiencia de los procesos.  La digitalización resulta un ahorro real de tiempo, papel, aumenta la calidad, minimiza los errores y aporta una capacidad de respuesta muy valiosa en contextos que precisan una gran flexibilidad de los negocios para poder hacer frente a la competencia y adaptarse a una demanda muy variable. 

Tratar los datos de manera digital ha supuesto un enorme salto cualitativo, aumentando la rapidez de comunicación con los responsables y su equipo, a cambio de una pequeña inversión en hardware. 
 
La digitalización permite ahorrar tiempo en gestiones y hacerlo a tiempo real, controlar los stocks, saber dónde se encuentra cada referencia en cada momento y sus existencias, y permite enviar peticiones de compra automatizadas a los proveedores.
 
La incorporación de tecnologías como AGVs, visión artificial, gemelo digital, grúas automatizadas, impresión 3D… han supuesto una enorme mejora y la puerta de entrada para mayores y más ambiciosos proyectos.
 
Como resultado de la digitalización y conectividad de las empresas se establecen nuevos protocolos de recogida, gestión y transmisión de datos, incluso el desarrollo de una AI para la automatización de fábricas y almacenes inteligentes. Para ello se implanta progresivamente nuevo y más potente hardware y software. En paralelo se precisa reforzar la ciberseguridad y sistemas para proteger uno de los mayores activos de nuestro negocio. 

 
 

 
CAMBIO DE CULTURA CORPORATIVA
 
Debe realizarse un cambio esencial en la cultura corporativa, que tienen que partir desde la misma dirección y hacer partícipe de ella a todos los departamentos, sin olvidar a los comités de empresa. Cuanto más estén todos al tanto de la estrategia y las razones tras cada cambio, más sencillo será poder gestionar las inquietudes de la plantilla. 
 
No se trata de sustituir a personas por máquinas; se trata de evolucionar su trabajo para realizar tareas que las máquinas no pueden ejecutar. 
 
La comunicación es clave para superar la resistencia al cambio, especialmente presente en trabajadores de edad más avanzada o que perciben las tecnologías como una amenaza a su puesto de trabajo. A pesar de la aparente sencillez de los nuevos procesos, los cambios pueden suponer para ellos una fuente de continua ansiedad.
 
Uno de los requisitos para una eficaz digitalización es tener en cuenta las capacidades, contexto de trabajo y necesidades de cada departamento y crear interfaces adecuadas a cada perfil. 
 
Nunca debe olvidarse que el factor principal para el éxito de la implantación es la participación de las personas.

 
 
 
FORMACIÓN
 
Los expertos insisten en la capacitación digital de sus empleados, que se consigue con una formación adecuada, y que tenga en cuenta el perfil concreto del personal de cada una de las áreas. La plantilla, bien formada, no solo puede operar correctamente, sino que aporta ideas y retos internos. Implicar a las personas las convierte en el motor de la mejora continua y de la transformación digital.
 
La realidad es que falta personal debidamente preparado para implantar los proyectos de digitalización de las empresas. 
 
La formación continua y a medida permite que la plantilla integre, acepte e impulse luego los cambios necesarios.