Noticias / Novedades


Evolución muy positiva del metal catalán en el 2018, por encima de la media de la industria catalana

Septiembre 2018 | General

Según datos de IDESCAT el metal catalán ha presentado una evolución muy positiva de su producción en lo que llevamos de año 2018, concretamente hasta el mes de julio.

Destaca especialmente la fabricación de maquinaria y equipos mecánicos, que registra un incremento del índice de producción industrial (IPI) del 10,1%, en los meses enero-julio 2018. Dato que refleja un comportamiento mucho mejor que el observado en el ejercicio anterior (1,7%).

El subsector de la fabricación de material del transporte presenta también un comportamiento muy positivo de su IPI en los siete primeros meses del 2018, si se compara con los años anteriores. Concretamente, su incremento se eleva al 9,6%, mientras que en enero-julio 2017 su evolución fue del -4,6%.

Por otro lado, el IPI acumulado de la metalurgia y fabricación de productos metálicos aumenta un 9,5% hasta julio, cifra que refleja una mejora notable de los niveles de aumento observado los ejercicios anteriores.

La fabricación de materiales y equipos eléctricos registra un crecimiento del IPI en enero-julio cercano al 6% si se compara con enero-julio 2017, cuando la variación interanual acumulada de este índice se situó en el 2,7%.


El metal catalán presenta un mayor dinamismo que en el conjunto de España. Esto es así sobre todo en los subsectores de fabricación de material de transporte y de la metalurgia y fabricación de productos metálicos, seguido de la maquinaria y equipos mecánicos. En cambio la producción del subsector de materiales y equipos eléctricos en el conjunto de España refleja algo más de dinamismo que en Cataluña.

 

Entre los factores que están influyendo en la buena marcha del metal catalán, hay que mencionar un comportamiento muy satisfactorio de las ventas a los mercados exteriores y una buena evolución de la demanda interna.

 

En cuanto a la evolución en los próximos meses del metal catalán, hay que observar el posible impacto en el sector de la ralentización del ritmo de crecimiento de ciertas economías, en particular de la española. Así como las posibles alteraciones de algunos mercados (por ejemplo, Estados Unidos, Gran Bretaña o emergentes como Turquia y Argentina)