Noticias / Novedades


Cambio de tendencia en la evolución de las exportaciones del metal catalán, aunque mantienen un valor muy elevado en enero-julio 2019

Octubre 2019 | General

En los meses de enero-julio de 2019, el metal catalán generó unos ingresos por exportaciones por encima de los 16.000 millones de euros. Esta cifra supone una reducción del 4,9% en relación al mismo periodo del ejercicio anterior, lo que representa un cambio de tendencia respecto a la evolución de las ventas al exterior del metal catalán en los últimos años. De todos modos, el valor de las exportaciones se mantiene por encima de los importes registrados en los primeros siete meses del 2017 (15.386 millones de euros) y años precedentes.

 

A nivel de toda España el sector exportó por valor de 74.223 millones de euros, un 1,3% más que en enero-julio del 2018.

 

En cuanto a los destinos de las exportaciones del metal catalán hay que destacar una caída de las ventas a Europa en un 5% en los siete primeros meses del año en relación al mismo periodo del 2018, frente al crecimiento constante registrado en los ejercicios anteriores. En los primeros siete meses los países europeos compraron a empresas del metal catalán por valor de 12.190 millones de euros, el 76% del total. En enero-julio, también bajaron las ventas dirigidas a Asia (el 12%) y, en menor medida, a África (el 8,2%) si se compara con las generadas en enero-julio del 2018. Por el contrario, hay que mencionar un nuevo aumento de las exportaciones a América, que suben el 6,7% de enero a julio de 2019 frente a enero-julio 2018.

 

En Cataluña, los productos más exportados, los vehículos automóviles, han generado en el periodo considerado unas ventas al extranjero próximas a los 6.900 millones de euros (el 42,6% del total), un 12,2% menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior, lo que representa un giro en la tendencia observada en los últimos ejercicios y una pérdida de casi 1.000 millones de exportaciones en relación a las realizadas en los primeros siete meses de 2018. De todos modos, hay que apuntar que en los meses enero-julio del año pasado crecieron las exportaciones de vehículos automóviles en un porcentaje muy elevado, más del 17%, en comparación con el mismo periodo del 2017. Le sigue la construcción de maquinaria y aparatos mecánicos, alcanzando 2.985 millones de euros de exportación. Cantidad que supera en un 4% la obtenida en los siete primeros meses del año 2018. Se trata del único gran sector que incrementa sus ventas al extranjero en enero-julio del 2019, además aumenta el ritmo de crecimiento de las exportaciones en relación al año anterior (2,3%). La metalurgia y fabricación de productos metálicos realizaron unas ventas exteriores de 2.747 millones de euros (un 0,8% menos que en enero-julio del 2018). Le sigue la fabricación de aparatos y material eléctrico, que también reduce sus ventas a los mercados extranjeros, en un 3,6%, situándose en 2.527 millones de euros de exportaciones, mientras que en enero-julio 2018, había subido en un 8% sus exportaciones.

 

El valor de las compras del metal catalán realizadas al exterior ha aumentado en los primeros siete meses superando los 21.700 millones de euros, un 0,6% más que en enero-julio 2018, disminuyendo, significativamente, la tasa de incremento registrada en el mismo periodo del año anterior (fue del 8,5%). Suben, sobre todo, las compras a América (el 20,2%), a África (el 6,6%) y a Asia (el 4,5%). En cambio, las procedentes de Europa, el principal proveedor del metal catalán, se reducen, el 1,7%, en comparación a enero-julio del 2018.

 

A nivel de toda España también se incrementan las compras del metal al exterior, pero a menor intensidad, el 1,5%, lo que ha supuesto en enero-julio 2019, unas importaciones por valor de 79.477 millones de euros.

 

Por subsectores, a nivel catalán hay que destacar que retroceden las importaciones de vehículos automóviles, mientras que en los últimos ejercicios se ha observado un aumento continuado de las compras al exterior de este subsector. Concretamente, en enero-julio 2019 se elevan a unos 8.000 millones de euros, reduciéndose el 1,9%, mientras que en enero-julio 2018 subieron el 16,5%. Las compras al exterior de máquinas y aparatos mecánicos ocupan la segunda posición entre los productos importados. En enero-julio se han situado en algo más de 4.700 millones de euros (el 3,9% más que en el 2018). Los aparatos y material eléctricos alcanzan unas importaciones en los siete primeros meses del 2019 de 3.731 millones de euros, un 1,8% más que en enero-julio 2018.

 

Como resultado del comportamiento de las exportaciones e importaciones, el déficit comercial del sector en Cataluña se ha incrementado en enero-julio 2019 respecto a enero-julio 2018. Concretamente, se situó cerca de los 5.700 millones de euros, frente a los 4.700 millones de euros de déficit registrados en los siete primeros meses de 2018. Por tanto, el sector ha dado un salto importante en su ya tradicional desequilibrio comercial. En parte por el comportamiento del subsector de fabricación de vehículos automóviles y tractores, que ha generado un saldo negativo de su balanza comercial de 1.151 millones de euros en enero-julio de 2019, frente a los 356 millones de euros de déficit registrados en los mismos meses del 2018. Este incremento tan notable es el resultado de una bajada muy significativa de las ventas al exterior, principalmente de las dirigidas a los mercados de la UE, y unas compras al exterior que también se han reducido, pero a un ritmo mucho menor.

 

De lo anterior se deduce, que el metal catalán está acusando los efectos de la incertidumbre económica internacional, debida a las tensiones comerciales globales. Aunque tampoco se pueden sacar conclusiones claras, ya que en los primeros siete meses de 2019 se mantienen unos valores de ventas y compras muy significativos. Sin embargo, hay señales indudables de que la incertidumbre sobre la evolución futura de determinados mercados está afectando ya al comercio internacional. En particular, preocupa el impacto en el metal catalán de la amenaza de recesión en Alemania, de la fórmula final de la salida del Reino Unido de la Unión Europea, de la evolución de la guerra comercial entre Estados Unidos y China y de la presión sobre los precios de las materias primas de conflictos geopolíticos y movimientos comerciales estratégicos por parte de algunos productores para controlar determinados mercados de oferta con importantes oportunidades de crecimiento.

 

Por otro lado, los datos del comercio exterior del metal catalán permiten confirmar que el metal catalán no está siendo capaz de cubrir de forma suficiente la demanda interna, en particular, de bienes de inversión con un componente tecnológico elevado.

De hecho, la construcción de maquinaria y aparatos mecánicos y la fabricación de aparatos y material eléctrico han aumentado el déficit de su balanza comercial. En el primer caso ha sido de 1.761 millones de euros en enero-julio 2019 (un 3,4% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior). Y en el segundo ha sido de 1.204 millones de euros (un 15,2% más). 

 

 

Fuente: ICEX y CEAM